La Losilla y San Adrián

 

 

 

Enlaces

Pendones del reino de León

 

Vídeos

 

El pendón

El origen de nuestro estandarte se puede indagar en el Archivo Parroquial de La Losilla y San Adrián, donde aparecen datos referidos tanto a su compra, como a las distintas reparaciones o restauraciones que se han efectuado en el mismo a lo largo del tiempo.

En efecto, es en el año 1739, cuando la Cofradía de Nuestra Señora del Somerado aporta 122 reales "para la ayuda del pendón que fue comprado para la Iglesia". Como dato curioso, cabe reseñar que el mayordomo de dicha Cofradía Francisco Llamazares, debido a su fallecimiento a los pocos días de que se celebrase la fiesta en honor a la patrona de la Congregación (año de gracia de 1740) no pudo entregar las cuentas al entrante Felipe de Castro, vecino de San Adrián. Lógicamente en su ausencia, fueron sus herederos los que cargaron con dicha obligación, y las mismas "fueron entregadas según consta, en presencia de fray Antonio Pereira, como vicario de La Losilla y San Adriano, Manuel Antonio Llamazares, Felipe Martínez, Diego Miranda y Jerónimo González Mayor nombrados para dicho efecto".

No obstante, pese a poder enmarcar su aparición en una fecha concreta, los datos son poco explícitos, pues no dicen el lugar donde fue encargado, ni cuánto costó, ni quién lo encargó. Es de suponer que sería el concejo el que asumió tal responsabilidad con la "ayuda" de la Cofradía, pues de lo contrario aparecería alguna referencia al pago completo.

Por otra parte, se han hallado datos que confirman que hubo al menos cuatro reparaciones o restauraciones del mismo a lo largo de su historia. Así, en 1790 se desembolsan "por reparar la Cruz y hacer el palo o mástil 17 reales y 16 maravedíes"; en 1803 "por vara y media cuarta de damasco doble para reparar el pendón y una casulla, 85 reales"; en 1815 "por reparar el pendón, 4 reales"; y en 1822 "por reparación, jornales y galón, 43 reales".

Asimismo, cabe reseñar que antiguamente el pendón era portado con mucha frecuencia en actos religiosos, especialmente el 8 de Septiembre, día de Nuestra Señora del Somerado, acudiendo en procesión desde La Losilla hasta la iglesia prerrománica de San Adrián y en las rogativas que comenzaban el 25 de Abril y que tenían una duración de 4 días (los vecinos estaban convenidos en pagar al párroco dos cuartillos de trigo cada uno por estos actos o rogaciones).

Molino neolítico Molino circular

Sin embargo, a partir de 1963, sin saber muy bien las causas el pendón deja de ser portado en dichos actos quedando en el olvido durante 4 largas décadas, hasta que en el año 2003 se decide efectuar su restauración con la inestimable colaboración de nativos y simpatizantes de La Losilla y San Adrián. El siguiente poema fue compuesto con motivo de esta última reparación con la esperanza de que, una vez recuperada, no se vuelva a perder esta tradición.

Hoy veinticuatro de Agosto
es la fiesta de verano,
orgullosos nos sentimos
de ver el pendón restaurado
debemos rendirle honores
niños, jóvenes y ancianos.

A San Adrián nos iremos
en solemne procesión
como es costumbre del pueblo,
ondeando en nuevo mástil
el primero irá el pendón.

Verás de nuevo las Caldas,
el Castro, el antiguo templo,
que con sincero cariño
tantas veces te acogió.

De regreso a La Losilla,
pero ya no en procesión
echarás de menos muchas cosas
te las iré recordando yo.

Molino neolítico

No verás la antigua Iglesia
la que a ti te cobijó
ni los caleros ahumando,
el descargue, la estación,
el coche del Balneario
ni la ermita de San Roque;
todo desapareció.

De las gentes no te cuento
tú sabes mejor que yo
cuántas veces te han portado
con mucho orgullo y honor.

Permíteme recordarte,
para que se enteren todos,
los años que tu llevas
conviviendo entre nosotros.

Trabajo nos ha costado
enterarnos de tu edad,
por más que lo ocultabas
conseguimos comprobar
tus más de dos siglos y medio
de largo peregrinar;
hay documentos antiguos
que lo pueden demostrar.

En nombre de todo el pueblo
yo te suplico perdón
por los años que estuviste
sin sacarte en procesión.

Pelayo
Vázquez Valladares

Actualmente, el pendón preside cada año la procesión el día de Nuestra Señora del Somerado desde La Losilla hasta San Adrián, donde es recogido con esmero y devuelto a la Iglesia de La Losilla en cuyo lugar espera la próxima ocasión de representar a los vecinos de estos pueblos.

Recogiendo el pendón